Apuntes para el líder al revisar resultados (parte 1) || por coach Omar de la Rosa

Parte 1
Cómo definición podemos decir que resultado es aquello que se ha conseguido o ha sido consecuencia de una situación o por el desarrollo de un proceso determinado. El líder busca conseguir resultados adecuados porque lleva a una interpretación de ser un líder eficaz, que logra las cosas que propone; en las organizaciones y también a nivel personal podemos tener conversaciones extensas sobre el porqué de ciertos resultados, incluso caer en justificaciones o excusas de porque no se ha logrado lo propuesto, pero si algo consideramos cierto, es que, al resultado difícilmente se le puede discutir, simplemente está ahí para señalar lo realmente obtenido, por lo que todas las conversaciones justificativas quedarán de lado y pasaran a segundo término.
El líder que logra trascender las conversaciones justificativas y se permite observar el resultado, cualquiera que este haya sido, es un líder que estará en mejor posición de lograr realizar los cambios necesarios para alcanzar el resultado que se ha propuesto, logrará tener una mirada limpia y enfocada en lo que realmente es importante, en el proceso y no en las explicaciones; libre de prejuicios y temores que solo distraen de la riqueza que nos aporta atender al resultado.
Una característica de los líderes y los equipos de alto desempeño es la atención al resultado, desde una mirada que permita aprender a partir de lo obtenido, y desde una postura generativa de cómo si lograrlo, eliminando el cómo no.
Atender a los resultados requiere de vaciarme de prejuicios para darle su justa dimensión, de honestidad con nosotros mismos para reconocer aquello que no hicimos bien, de valentía para hacernos cargo de lo que nos toca y resolverlo, de amabilidad con nosotros y con el equipo para retroalimentarnos, de humor para no hacer de un mal resultado una
carga y de un buen resultado un crecimiento a nuestro ego, y de la conversación que reúna todos estos puntos para conseguir lo que buscamos.
Hemos sostenido qué si deseas cambiar el resultado, una opción que emerge como posibilidad es cambiar las conversaciones que se desarrollan a su alrededor, esas conversaciones para darle sentido, para definirle propósito, para coordinar acciones, para entablar las relaciones que sean necesarias, y para revisar tangiblemente lo que se ha logrado.
El resultado, como lo hemos mencionado es la consecuencia de haber seguido un proceso, y durante este proceso aparecen factores que lo impactarán directamente y a su vez al resultado, estos factores son:
• El líder
• El equipo o redes de personas
• El contexto
• La conversación
• El propósito
• El conocimiento
• La visión
• La emocionalidad
• Los planes de acción
• El aprendizaje
Tal vez existan más elementos que influyen sobre el resultado, pero lo que deseamos resaltar es que, revisar el resultado solo desde un ángulo podría dejarnos cortos para conseguir una revisión completa, de esta manera es la invitación que hacemos al líder para que se permita explorar más perspectivas, y no solo aquella a las que ha estado acostumbrado, que tal vez en el pasado funcionaron, pero hoy ya no son suficientes.
Es común que encontremos líderes que desean lograr el resultado enfocándose en el resultado, perdiendo de vista qué en su definición, el proceso es fundamental, si quieres cambiar el resultado observa el proceso que se sigue para tratar de conseguirlo, por lo tanto, si en la organización deseas cambiar el nivel de ventas, no solo te enfoques en vender, revisa todo el proceso directo e indirecto que implica conseguir la venta, tomando en cuenta al menos los puntos mencionados anteriormente. Observa y cuida los movimientos entre polaridades, es decir, si utilizabas una manera de conseguir algo y no funcionó, es común cambiar directamente a usar la forma contraria, esperando obtener resultados diferentes sin antes haber revisado el proceso y determinar si cambiar de polaridad es necesario.
El resultado es uno de los mejores maestros que tenemos, como líder busca aprovechar las
oportunidades de aprendizaje que nos ofrece, tanto como si se logró o como si no, en todos sus enfoques siempre ofrece aprendizaje, el líder en su afán de mantener el estatus o la imagen que se ha formado, suele perderse de atender el resultado como maestro, y entonces defienden posturas cerradas desde las que no se puede aprender, o suelen reprimir a sus colaboradores ante el error, viendo a este como un enemigo del progreso y no como el espacio de aprendizaje necesario para ir al siguiente nivel.
Desde pequeños hemos sido condicionados para evitar la evaluación del resultado, en la escuela cada que el maestro preguntaba hasta nos escondíamos para no ser cuestionados, a los exámenes le dábamos largas y los evitábamos, difícilmente queríamos ser expuestos como los que no sabemos, pero más que eso el resultado nos hablaba de eso de lo que
no nos hicimos cargo que únicamente dependía de nosotros para que fuera diferente, el líder que trasciende esto estará más cerca del aprendizaje que necesita para lograr los resultados que desea. En la parte 2 de este artículo, Abordaremos algunas ideas para puntualizar que puede hacer el líder para atender a los resultados, que le permita hacer ajustes en el proceso para conseguirlos.
Omar de la Rosa Vázquez Asesor y coach empresarial Colabora con las empresas en desarrollo organizacional y del talento humano, en procesos de cambio. Con experiencia en administración y operaciones por más de 15 años

Deje una respuesta

Your email address will not be published.